Con susto y encomendándose a Dios, así vivieron los generaleños el fuerte...

Con susto y encomendándose a Dios, así vivieron los generaleños el fuerte sismo del domingo

0 226

Pérez Zeledón. Los vecinos de Pérez Zeledón vivieron un día normal este lunes, el fuerte temblor, catalogado como terremoto por parte de la Red Sismológica Nacional en Jacó no ocasionó ninguna afectación en tierras generaleñas.

El susto fue el protagonista en la mayoría de los casos, SN Sur Noticias consultó a varios ciudadanos para saber cómo vivieron el momento del sismo y en la mayoría de los casos respondieron que con mucha sorpresa y susto, algunos ya estaban en sus camas cuando se vino el movimiento, que los puso en pie en cuestión de segundos.

El fuerte temblor de las 8 28 dejó claro una vez más que este tipo eventos se registran en cualquier momento, sin importar el día o la hora.

A este grupo de ciudadanos por ejemplo les  preguntamos qué fue lo primero que hicieron a la hora del sismo, las respuestas fueron encomendarse a Dios y una persona respondió que buscar un lugar seguro y ver como estaba la familia.

Por años las autoridades han realizado recomendaciones de artículos con los cuales hay que contar en las viviendas o lugares de trabajo para enfrentar situaciones de riesgo y aunque parecen fáciles de cumplir, las respuestas hacen pensar lo contrario.

Tienen estos vecinos de Pérez Zeledón alguno de estos artículos, ya sea el foco, agua embotellada, alimentos no perecederos u otros, de seis personas, solo una respondió que sí.

Los expertos vuelven a recomendar que es de suma importancia contar con un plan de emergencia familiar, foco y radio, alimentos no perecederos, agua y los medicamentos sin los necesita.

La calma a la hora de una emergencia sigue siendo clave para salir bien librado, en especial cuando se trata de un fuerte movimiento sísmico que viene acompañado de réplicas, tener un lugar seguro siempre será vital.

Aunque el sismo de las 8 28 de la noche del domingo 12 de noviembre quedó como un gran susto, deja la gran pregunta de que tan preparados estamos los costarricenses para enfrentar esta o cualquier otra emergencia.