A y A adquiere válvulas para optimizar el acueducto de Coto Brus

A y A adquiere válvulas para optimizar el acueducto de Coto Brus

0 11

Coto Brus. Los arreglos en el acueducto de Coto Brus tendrán un nuevo avance gracias a la adjudicación por casi 70 millones de colones al consorcio RQL realizada esta semana para la compra y la instalación de un paquete de válvulas de control.

No se trata de cualquier tipo de válvulas, sino de algunas que son bastante específicas para un sistema como el Coto Brus, que recorre más de 400 kilómetros, explicó Irving Zelaya, director de la Región Brunca de la Subgerencia de Sistemas Periféricos del AyA.

Se trata de dos válvulas de aire de 4 pulgadas para puntos altos en Río Negro y La Lucha; tres válvulas reductoras de presión de 4 pulgadas para los sectores de Tres Ríos y La Isla; 6 válvulas de compuerta de 4 pulgadas para sectorización y, una válvula reguladora de caudal de 8 pulgadas en la derivación ubicada en el campo de aterrizajes.

“Además, se adquiere un caudalímetro en Sabalito que estará conectado a un sistema de telemetría para monitorear de forma constante y en tiempo real el caudal que llega al Puente de Sabalito y que de ahí se deriva a los cuatro tanques principales del acueducto”, resaltó Zelaya.

Por último, el contrato incluye una válvula anticipadora de alivio que se colocará en Sabalito, que es el punto más bajo, la cual ayudará a evitar sobrepresiones y así, cuando los tanques alcancen su máximo nivel de almacenamiento, el agua se podrá disipar a través de esa válvula”, detalló el funcionario.

La subgerente de Servicios Periféricos, Natalie Montiel, resaltó que con esto el AyA busca tener mejor control del recurso hídrico en ese cantón y además optimizar el acueducto y garantizar la continuidad a los 32.000 habitantes a quienes el AyA brinda el servicio.

“Así vamos cumpliendo y estamos cada vez más cerca tener el sistema bastante controlado y pronto iniciaremos mejoras en las zonas de La Isla y Orotina”, agregó Montiel.

El año pasado, las fuertes lluvias y los deslizamientos provocados especialmente por los efectos indirectos de los huracanes Eta e Iota, dañaron la red y el servicio de agua potable en la comunidad se vio interrumpido varias veces, provocando la molestia de la población.