Dos generaleños son ejemplo de que su discapacidad no es limitante para trabajar

0
387

Pérez Zeledón. Tener una discapacidad, no es una limitante para mostrar todo lo que son capaces de hacer. Esto lo dicen tanto Javier como Álvaro, vecinos de Pérez Zeledón, quienes lograron conseguir una opción laboral.

Ambos trabajan en el centro atención de llamadas que tiene Coopesuperación en las instalaciones del Conapdis en Pérez Zeledón.

En el caso de Javier, tiene 37 años de edad, vecino de Rivas, quien tiene una parálisis cerebral y una discapacidad degenerativa hereditaria.

Ingresó a trabajar en la cooperativa hace ocho años, estuvo primero en San José y hace año y seis meses se vino a la sede en el cantón.

Para Quesada, desde pequeño le enseñaron que su discapacidad no era una limitante para hacer todo.

Por su parte, Álvaro, también de 37 años de edad, vecino de Barrio San Andrés, posee una discapacidad visual y tiene cinco años de trabajar.

Para él, tener trabajo es una gran oportunidad, pues a pesar de su discapacidad, se siente útil.

Tanto Álvaro como Javier, son dos personas que este 29 de mayo, celebran el Día Nacional de la Persona con Discapacidad, demostrando que las limitantes físicas que tienen, no son impedimento por luchar por sus sueños y sentirse parte de la sociedad.