En finca en Buenos Aires de Puntarenas lanzan Plan Nacional de Palma

En finca en Buenos Aires de Puntarenas lanzan Plan Nacional de Palma

0 86

Buenos Aires. La finca Caracol, ubicada en Buenos Aires de Puntarenas, fue el escenario donde el miércoles se presentó ante un nutrido grupo de personas dedicadas al cultivo, el Plan Nacional de Palma Aceitera.

Tiene como objetivo convertirse en un instrumento que oriente la gestión de apoyo de las instituciones en favor de 3200 productores de palma en el país.

El plan de ejecución incluye cuatro programas de acción para el mejoramiento de la competitividad de la agrocadena.

El primero de ellos referido a la estabilización financiera y productiva del sector, mediante el fortalecimiento del fideicomiso de palma aceitera como brazo económico.

También, habrá apoyo técnico para la adecuación de deudas con entidades financieras y capacitando a funcionarios del sector agroalimentario, para mejorar la productividad, optimizando la administración en fincas e incrementando o recuperando la producción.

Un segundo programa se refiere al área de investigación y transferencia tecnológica, para fortalecer las capacidades técnicas del productor palmero, mediante la validación de opciones tecnológicas innovadoras para el mejoramiento productivo del cultivo.

Además de la mano con la optimización y la disminución de costos de producción y promoviendo la diversificación de la actividad palmera con distintas alternativas alternas, de acuerdo con la viabilidad de los mercados locales.

El Plan contempla además, un eje de Transparencia de Mercado, para estandarizar el pago por calidad de fruta mediante normas de calidad, y por último, un eje de Fortalecimiento del Valor Agregado, para diversificar productos terminados en línea.

Según datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Costa Rica cuenta con más de 76 mil hectáreas cultivadas con palma aceitera. El 65% se ubica en la región Brunca.

Actualmente el sector maneja una productividad anual promedio de 17 toneladas por hectárea, que ha decaído por las recientes afectaciones por flecha seca y por los bajos precios.

Con el Plan se espera, -en un horizonte de 3 años-, potenciar el cultivo a una productividad cercana a las 19 toneladas por hectárea.