CNE recomienda acciones para disminuir la exposición y vulnerabilidad tras valoración de riesgo en microcuenca del río Quebradas

0
864

La Unidad de Investigación y Análisis de Riesgo de la Comisión Nacional de Emergencias, dio a conocer un informe elaborado por el geólogo, Blas Sánchez, tras la valoración de riesgo en microcuenca del río Quebradas de Pérez Zeledón, debido deslizamientos en la parte alta y generación de flujos de lodo.

Este informe es de setiembre de este 2023 y fue dado a conocer la sesión municipal del 31 de octubre.

Se elaboró tras solicitud de la oficina de Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias de la Municipalidad de este cantón y el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

Indican que el pasado 10 de agosto se realizó la evaluación visual y cualitativa de riesgo de una sección en la parte alta de la microcuenca del río Quebradas, debido a varios deslizamientos existentes que se encuentran comprometiendo la ruta nacional 02 y desprendimientos en la quebrada Pizota que agregan turbidez a las captaciones de aguas para consumo humano del AyA, generando además, el descenso de flujos de lodos y escombros por la comunidad de quebradas y varios poblados en San Isidro de El General.

De acuerdo con el Mapa de Amenazas Naturales Potenciales de la CNE, la zona se encuentra dentro de un área con influencia directa por amenazas naturales previamente identificadas.

En la visita realizada al sitio con problemas por deslizamientos en una ladera de la ruta nacional 2, se observa un desprendimiento con una caída de más de 100 metros de altura, deformación hacia los lados de la corona y alcanzando la cima de la divisoria de aguas; sin opción de seguir avanzando a la parte alta.

Los materiales desprendidos se canalizan por el sistema de drenaje de la ladera y llegan hasta la vía, provocando problemas por obstrucciones al paso de vehículos y usuarios.

Los materiales que son erosionados por las lluvias son transportados por una quebrada sin nombre, afluente del río Quebradas, provocando aporte de sedimentos y turbidez al caudal, interrumpiendo el servicio de captación de agua en la planta potabilizadora del AyA.

Tras las evaluaciones hechas, la Comisión Nacional de Emergencias, recomienda que en el sitio evaluado, se mantenga una vigilancia por parte del MOPT-CONAVI, con el fin de realizar el monitoreo de los deslizamientos existentes e identificar algún nuevo desprendimiento que comprometa aún más el paso sobre la ruta nacional.

Además, aguas abajo la vigilancia por parte del CME y los CCE, así como el AyA, por los problemas de descenso de flujos de lodo y escombros y los impactos hacia la planta de captación de agua.

Sobre la parte alta de la quebrada Pizota, mantener vigilancia y que los vecinos de las propiedades donde se ubican los deslizamientos, con el fin de realizar el monitoreo de los deslizamientos existentes e identificar algún nuevo desprendimiento.

En el caso de las laderas que presentan inestabilidad sobre la parte alta de la quebrada Pizota, se recomiendan procesos de reforestación con especies que ayuden a la preservación del suelo, eviten la degradación y no aumenten la carga o peso sobre las zonas susceptibles al deslizamiento.

La Comisión, precisa que los propietarios de los terrenos aledaños a los deslizamientos o que presentan estos, deberán buscar asesoría profesional con el MAG o algún profesional que les ayude a realzar manejos adecuados del agua de escorrentía superficial, para evitar pérdida del suelo, erosión laminar y disparo de deslizamientos.

Y que la Municipalidad de Pérez Zeledón deberá permanecer muy vigilantes de las zonas de alto riesgo y susceptibles al deslizamiento y/o inundación y no otorgar permisos constructivos o desarrollo de asentamientos informales de viviendas en estos sitios.

Por su parte, el AyA deberá buscar mecanismos que le ayuden a mejorar los procesos de toma de agua de los ríos para el abastecimiento de agua potable de la población, debido a la alta vulnerabilidad por contaminación con sedimentos que existe en la microcuenca del río Quebrada, y la poca posibilidad de intervenir los deslizamientos y cortar el aporte de materiales a los caudales durante periodos de lluvias intensa.

Se debe tomar en cuenta en el diseño de las distintas obras constructivas y de protección en los taludes, los resultados de todos aquellos estudios que se consideren necesarios.

Las obras que se implementen deben ser supervisadas por un profesional agremiado al Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos de Costa Rica, con base en las normas establecidas por el Código Sísmico, Código de Cimentaciones y Reglamento de Construcciones.