Con constantes exámenes aseguran el bienestar de los caballos que suben al Chirripó

0
513

Un arduo trabajo, realizan los caballos que tienen que trasladar las maletas de los turistas que suben y bajan al Parque Nacional Chirripó.

Esta labor la hacen los arrieros y son contratados por Consorcio CRC Chirripó, que brinda los servicios no esenciales a esta área protegida.

Por lo que, como parte de las acciones, es que cada tres meses, llevan a cabo una revisión médica importante por medio del programa de bienestar animal, con el apoyo de SENASA, veterinarios expertos y organizaciones que luchan por la defensa de estos animales.

Cada uno de estos caballos, que son alrededor de 30, debe subir y bajar 34 kilómetros con un peso máximo de 45 kilos, por lo que estar en buen estado de salud, bien alimentado y en las condiciones necesarias, es parte de lo que se busca.

Asimismo, se tiene un microchip para darle control al animal.

Una ONG, trabaja de la mano con esta organización desde hace 7 años.

Médicos veterinarios expertos en cascos, en dentadura y otros, son los encargados de hacer las revisiones correspondientes.

Precisamente, el Consorcio hace la contratación de los arrieros y les permite generar ingresos para sus familias.

Por lo que, para brindar el servicio de acarreo al Parque Nacional Chirripó, es necesario garantizar que los animales se encuentren bien y de esta manera, se mantiene el certificado de veterinario de operación vigente.

Cada tres meses se lleva a cabo esta inspección, donde cada día se mejoran los indicadores de salud y la calidad de vida a estos animales de trabajo.

Con esto se busca garantizar el bienestar y salud física de estos animales de alto desempeño.