Docente en Puerto Jiménez lleva a las aulas música con mensaje de pertenencia y respeto

0
275

Goflito. Mauricio Gutiérrez, es docente de música en las escuelas La Independencia en La Palma, La Cañaza y Guadalupe, ubicadas en el corazón del Parque Nacional de Corcovado, en Puerto Jiménez de Golfito.

Llegó hace veinte años a la zona con una guitarra de compañera y quedó fascinado por las bellezas del Golfo Dulce. Lo que era un paseo desde la ciudad lo convirtió hace trece en profesor, donde atiende a unos 500 estudiantes.

Su forma de ver la vida, lo ha llevado a tocar corazones por medio de canciones que ha creado a favor de la protección animal y el respeto entre las personas.

La Danta Amaranta jugando en el bosque vive y sueña con ser una bailarina, pero al ver su reflejo en el río ve que su condición y sus patitas no son las adecuadas. Sin embargo, sigue sus sueños y baila hasta que salga el sol.

Los niños además de aprender a respetar a la Danta, animal que habita en la zona que destaca por su biodiversidad a nivel mundial, fomenta el valor de soñar y perseguir objetivos en la vida.

“La intención es que los estudiantes generen pertenencia e identidad por medio de la música y las artes”, dice Mauricio, que incluye en sus lecciones la creación de máscaras, marionetas, pintar, cantar, bailar y divertirse.

Gracias a la Danta Amaranta, este profesor de la Península de Osa ha participado en festivales nacionales e internacionales. Además, sus compañeros docentes, utilizan las canciones para sensibilizar a la población.

Mauricio agrega que la música es una herramienta para motivar, tiene efectos positivos en el desarrollo cognitivo, favorece la memoria, la dicción, la concentración y el trabajo rítmico con el aprendizaje de la matemática. “nosotros le metemos nuestra realidad porque el lugar es hermosa inspiración para la comunidad”, dijo.