Parque Nacional Piedras Blancas y el Refugio de Vida Silvestre abren desde...

Parque Nacional Piedras Blancas y el Refugio de Vida Silvestre abren desde este 14 de mayo

0 128

Golfito. El Sistema Nacional de Áreas de Conservación informó que desde este 14 de mayo, se da la apertura del  Parque Nacional Piedras Blancas y el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Golfito del Área de Conservación Osa.

Con la apertura se aplicarán los protocolos de distanciamiento y medidas de higiene, que exige el Ministerio de Salud y operarán a un 50 % de su capacidad de visitación.

Si desea visitar el Parque Nacional Piedras Blancas, puede adquirir sus entradas de admisión, únicamente, en el Puesto La Gamba. El costo de la entrada para nacionales es de C 905 y $ 11.30 para extranjeros. El Parque funcionará de 8:00 am a 4:00 pm.

Este Parque Nacional posee innumerables especies de flora y fauna que hacen de esta Área Silvestre Protegida, un sitio predilecto para la conservación y el disfrute de los recursos naturales.

Un evento que ocurre aquí es el desove del Pez Aguja, actividad que da lugar en cada luna llena. Con playas de alta energía, con pendientes pronunciadas y poca renovación natural de sedimento son características adecuadas para la supervivencia de la especie.

Dentro del Parque se pueden visitar los senderos el Tajo, sendero la Ceiba, sendero hacia playa San Josecito, Sendero Catarata Sardinal y visitar el río Bonito.

Ahora, si su destino es el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Golfito, puede adquirir las entradas en el Puesto El Naranjal. El costo de la entrada para nacionales es de C 905 y $ 11.30 para extranjeros y funcionará, para la atención turística, de 8:00 am a 4:00 pm.

Este Refugio presenta un relieve de serranías y mesetas que se alzan hasta los 500 metros y descienden abruptamente al mar, formando una costa muy recortada con acantilados de 200 metros.

Uno de los mayores recursos del refugio es su lluvia, abundante a lo largo de todo el año. En los meses de enero a marzo y algunos días de abril, las precipitaciones declinan en cantidad y frecuencia, presentándose esporádicamente algunos días sin lluvia.

Su ubicación es única pues no conoce la estación seca. Se trata de una isla climática que registra condiciones similares a las imperantes en las llanuras calientes y húmedas del Caribe, pero al otro lado del eje montañoso central. El relieve es producto de la meteorización de rocas volcánicas de gran antigüedad.

Se presume que un interesante farallón de 400 metros marca la línea de una falla geológica y se han identificado 146 especies de aves.