Bienestar: la cuesta de enero y la salud mental